Compatibilidad entre el Hombre Tauro y la Mujer Géminis

Emanuel Garm Por Emanuel Garm | Actualizado: 25 Marzo 2021

tauroamorgeminis

Tauro es un hombre firme, tanto en sus decisiones como en sus acciones, y eso es algo que se refleja en todos los aspectos de su vida, tanto cotidiana, sentimental como laboral. Esto es completamente opuesto a lo que es una mujer Géminis, caracterizada por la inestabilidad y la indecisión en prácticamente todo lo que hace en su día a día.

La unión entre estos dos signos es un poco compleja. La mujer Géminis sin duda encontrará al hombre Tauro como aburrido, limitado o cuadriculado a nivel mental. A ella le costará mucho tiempo entender su verdadera personalidad, descubrir su lado sensible y admirar las cualidades que este tiene para ofrecer dentro de una relación.

A nivel práctico, dos personas con esta configuración astrológica se pueden complementar bastante bien. Una de las mayores deficiencias de Géminis es la inestabilidad de pensamiento y a la hora de tomar decisiones, lo que un hombre Tauro con los pies sobre la tierra y sus metas claras puede contrarrestar de inmediato, siempre que ella lo permita.

Si logran entenderse un poco más y conocer todos los puntos complementarios, pueden llegar a construir una relación feliz y duradera. La tolerancia puede ser la mayor lección que ambos tengan que aprender si es que de verdad se aman y desean estar juntos y ser felices.

Compatibilidad general entre ambos signos

Si analizamos con detenimiento al hombre Tauro, encontraremos que cumple con todas las características del “hombre perfecto”, ya que es un buen trabajador, proveedor, buen amante, caballero, romántico, protector de su familia y con el corazón lo suficientemente suave para entregar amor en abundancia a sus seres queridos.

Las mujeres Géminis son introvertidas. Ellas siempre tienen la necesidad de una conversación estimulante, por lo que siempre se encuentran buscando cosas, personas y situaciones nuevas que las saquen de la rutina, pero les cuesta un poco expresar sus propios sentimientos. Les encanta hablar, pero al momento de hablar de sí mismas, se cierran.

Mezclar a un Tauro introvertido y sobreprotector con una Géminis introvertida, que además oculta sus sentimientos, es una fórmula bastante peligrosa. Si no aprenden a encontrar espacios de confianza para expresarse en libertad, pueden llegar a callar muchas cosas en su interior por mucho tiempo y explotar de forma inesperada en los momentos menos adecuados.

Desde un punto de vista más positivo, las mujeres Géminis adoran los cambios y se adaptan muy bien a ellos. Esto puede ser fundamental para suavizar la terquedad y el pensamiento lineal y cuadriculado de Tauro. Una relación en la que se aprenda a manejar estos dos carácteres es muy ventajosa, sobre todo cuando se intenta formar una familia.

Tauro se siente atraído por el aire intelectual de Géminis. Pueden llegar a ser de esos amigos que se cuentan hasta los asuntos más íntimos sin ninguna clase de pudor; si trasladamos eso a una relación de pareja, encontramos a dos personas confidentes que no tienen que ocultar sus deseos y necesidades, libres de decir exactamente lo que necesitan decir. Una pareja realmente ideal.

Algo que tiene que trabajar Tauro para resultar atractivo a Géminis es su capacidad de comunicación. Géminis ama las conversaciones intelectuales, pero Tauro es retraído a conversar sobre ciertos temas por su carácter introspectivo. Si ella logra retirar las barreras que detienen a Tauro, puede descubrir el suave corazón que tiene dentro y enamorarse por completo.

La compatibilidad en el amor y las relaciones de amistad

La amistad puede llegar fácilmente para ambos, ya que Tauro no tiene grandes expectativas sobre las demás personas y Géminis suele aceptar a todos tal como son. Al menos en lo que se refiere a una relación de amistad, hay mucho en común que hará fluir el vínculo con facilidad, hasta que sin darse cuenta lleguen a un punto en el cual uno es el confidente del otro.

En cuanto a una relación de pareja, la situación es un poco distinta. A ella no le gusta para nada lo aburrido que es Tauro, no concibe la vida de la misma forma que él y puede costarle mucho trabajo entenderlo. En esta situación, Tauro tendrá grandes dificultades para encontrar la forma correcta de querer enamorar a Géminis.

Él quiere enamorar de manera tradicional, mientras que ella prefiere las cosas inesperadas. Este sería el primer choque de personalidades, que de no manejarse correctamente desencadenaría diferencias irreconciliables, puesto que a ella no le parecerá un hombre atractivo con el que se vea manteniendo una relación a largo plazo.

Si superan esta etapa, ya sea porque Tauro decide explorar su creatividad en el intento de enamoramiento o porque Géminis decide ceder y darle una oportunidad a Tauro, entonces ambos estarán gratamente sorprendidos por las emociones positivas que descubrirán el uno en el otro. Ella comenzará a reconocer a un hombre capaz de ofrecer aquello que tanto deseaba.

Bajo las circunstancias adecuadas, las defensas de ambos caen y se descubren en plenitud. La pasión contenida en ambos signos entonces se libera y podrán descubrir pasiones comunes, placeres que no habían experimentado hasta el momento con nadie más. Este proceso va a ser tan lento o tan acelerado como la flexibilidad de ambos lo permita.

A esto debemos añadir que, por naturaleza, las Géminis sufren un tiempo de indecisión. Este tiempo lo dedicará a analizar profundamente las ventajas y desventajas de la relación en busca de tomar una decisión racional. Tras este periodo, ella revelará su verdadero ser y podrá disfrutar mejor de la relación, o decidir que ya ha sido suficiente y volver a retraerse.

Relacionado: ← ¿Cómo es el hombre Tauro en la cama?

La compatibilidad en el trabajo o en aspectos profesionales

Tauro y Géminis son un maravilloso activo para cualquier lugar de trabajo. Las cualidades que aportan individualmente solo son superadas por la capacidad de complementarse y trabajar en equipo. Aunque ambos aman trabajar solos, tienen la suficiente ética para compartir espacios, reconocer cualidades en el otro y formar un equipo sólido.

Géminis sabe adaptarse a cualquier entorno con mucha facilidad y conoce la forma de volverse indispensable, resolver problemas y aconsejar cómo hacer las cosas ahorrando el máximo tiempo posible. No son fanáticas del liderazgo, pero sí saben cómo resolver problemas e incrementar la productividad de los equipos de trabajo.

Cuando trabajan juntos, forman una buena pareja, ya que uno puede confiar por completo en las habilidades del otro. Ambos evitan las discusiones, por lo general, prefieren trabajar en silencio en lugar de verse en medio de conflictos. La resolución de las discusiones que desarrollen será clave para conciliar de forma adecuada cuándo no están de acuerdo sobre algún tema.

Sin duda, esta no sería una pareja laboral nada convencional, porque la indecisión de Géminis resultaría exasperante para el rápido y centrado Tauro. Requiere mucho trabajo duro que estos dos signos logren coordinarse y trabajar en conjunto de forma armoniosa, pero si logran este equilibrio, aportarían mucho a cualquier organización, puesto que ambos son talentosos.

¿Cuál será la clave del éxito en esta relación? Perseverar, ser sincero, aprender a expresarse de forma correcta y comunicar las necesidades cuando estas ocurran, sin dejar pasar el tiempo y acumular los rencores. De esta forma, tanto a nivel laboral como a nivel personal, estos dos signos encontrarán un camino claro a seguir, donde ambos puedan crecer y sentirse satisfechos.

Te interesa: