Las 12 parejas más complicadas y tóxicas del Zodiaco

Emanuel Garm Por Emanuel Garm | Actualizado: 01 Abril 2021

pareja 184

Cualquier relación es desafiante, aunque desde luego unas lo son más que otras. No hay más que fijarse en esas parejas que mantienen relaciones a distancia, o cortan y vuelven de forma intermitente entrando en una dinámica que parece no tener final.

Lo que buscamos al elegir una pareja es maximizar los momentos de felicidad, reduciendo tanto como sea posible los momentos menos agradables. Esta debería ser la norma y no la excepción. Sin embargo hay gente que parece empeñarse en hacer funcionar una relación a toda costa, aunque mirándola de forma objetiva, sea claro que esa relación les resta más de lo que les aporta.

Habrá quien lo haga por la esperanza de poder vencer todos los problemas y tener en el futuro una relación feliz. Otros por el orgullo de no dejarse derrotar por las circunstancias. Sea cual sea la razón, conviene tomar cierta perspectiva e intentar juzgar con frialdad si merecen la pena tantos esfuerzos y sinsabores.

Quizás no quieras reconocerlo porque es doloroso y aún te aferras a los recuerdos bonitos que guardas de esa historia. Pero si no te aporta nada más que penas y sufrimiento, ¿Es inteligente luchar por conservarla?

En cualquier caso, cada uno da el paso de cerrar una etapa cuando está preparado para ello. Lo importante al finalizar es poder quedarse con las lecciones que esa relación te ha dejado. Si aprovechas esas enseñanzas, probablemente lograrás evitar volver a involucrarte sentimentalmente con alguien que no está destinado a ser para ti.

Porque es cierto que a veces son las circunstancias de la vida las que impiden que dos personas terminen estando juntas, pero no lo es menos que en otros casos se trata, simplemente, de que llegado el momento, nos dejamos llevar por los sentimientos y nos resistimos a admitir lo que algo dentro de nuestro cerebro nos grita: que esa persona no es la indicada.

La Astrología nos ofrece alguna guía que puede ser de utilidad a la hora de decidir en qué casos conviene dar el paso adelante, y en cuales otros es mejor renunciar antes de que se convierta en algo serio. Si quieres evitar volver a cometer un nuevo error en tu próxima relación, echa un vistazo a lo que nos dice acerca de qué parejas son menos compatibles y por tanto, a qué signos deberías evitar si no quieres terminar complicándote la vida.

ARIES Y VIRGO

Dos signos que son completamente opuestos y que precisamente por ese motivo se atraen. Virgo observa la confianza de Aries y no puede menos que sentir admiración. Aries cree que Virgo es absolutamente brillante y que es capaz de arreglar cualquier problema que se le plantee.

Sin embargo, esa imagen inicial que tienen uno del otro no basta para que lo suyo funcione. Cuando empiezan a conocerse mejor Virgo se da cuenta que lo que interpretaba en Aries como confianza en sí mismo puede ser temeridad, ya que tiende a tomar riesgos exagerados, y eso es algo con lo que Virgo no puede lidiar en su día a día. Además, cuando las cosas le salen mal, Aries tiende a ponerse de mal humor con quien tiene a su lado, y Virgo no está por la labor de tener que soportar el mal carácter de alguien que además es el único culpable de lo que le sucede.

TAURO Y ESCORPIO 

La relación de Tauro y Escorpio es adictiva en sus inicios. Ambos son sensuales y sexuales, y la pasión entre ellos arrasa con todo en las primeras etapas de su relación. Pero esa forma tan intensa de vivir sus sentimientos tiene un aspecto menos agradable: los celos.

Los celos existen por ambas partes, pero en el caso de Escorpio, tiene la necesidad de vengarse de Tauro como única forma de sentir que se ha hecho justicia. Esto va generando un malestar creciente que deteriora la relación y que termina por hacerla un infierno. Probablemente si mantuvieran su relación en un plano estrictamente físico es muy posible que pudieran disfrutar de lo bueno y evitarse los malos tragos, pero en el momento en que haya sentimientos por en medio, estos dos librarán una guerra en las que los dos terminarán por salir perjudicados.

GEMINIS Y ACUARIO

Estos dos signos pueden definirse como espíritus libres, y conectan bien en la conversación y a nivel intelectual. Además, son bastante sociales y por tanto cualquier actividad relacionada con ayudar en causas nobles les acerca. Pero todo esto no es suficiente para que una relación sentimental entre ellos sea una buena idea en la mayoría de casos.

Géminis necesita expresar sus sentimientos para sentirse bien consigo mismo, pero Acuario no siempre se siente cómodo con esto. Como consecuencia Géminis experimenta una gran frustración, porque si algo te pide el amor es cantarlo a los cuatro vientos para que el mundo se entere, y cuando comprueba que Acuario no lo hace suelen llegar las dudas y la desconfianza. Además de esto Géminis es inconsistente y Acuario, impredecible, por lo que es muy probable que tengan multitud de altibajos en los que su estado de ánimo sea negativo. Y eso...no suele acabar bien.

CÁNCER Y PISCIS 

Las personas de estos dos signos son creativas, cariñosas y sensibles, y por ahí suelen atraerse mutuamente, ya que es muy común que puedan coincidir en actividades culturales y artísticas y que estas aficiones sean el motivo de su conexión inicial. Pero una vez que inician una relación Cáncer suele involucrarse emocionalmente al 100% y esto no es algo que Piscis entienda hasta que no pasa determinado tiempo.

El problema principal con el que se encuentran estos dos es que, mientras Cáncer evoluciona y trata de extraer enseñanzas de sus anteriores relaciones, Piscis tropieza siempre en los mismos errores. Por lo tanto, todo lo que no funcionó en el pasado con otras parejas volverá a ser motivo de conflicto con Cáncer. Como amigos o compañeros de trabajo podrían funcionar bien, pero el día a día a nivel sentimental se vuelve agotador al cabo de un tiempo.

LEO Y SAGITARIO 

La razón por la que estos dos signos conectan inicialmente es que saben divertirse juntos. Además, ambos tienen la habilidad de saber causar una buena impresión, por lo cual no es extraño que se atraigan en ocasiones. El atractivo de Leo y el sentido del humor de sagitario pueden ser las razones que les impulsen a un acercamiento, pero una vez que deciden ser pareja aparece la cruda realidad, que no es otra que la incapacidad de Sagitario de estar a la sombra de Leo, que no admite a nadie a su lado que le robe una pizca de protagonismo.

Esto hará que Leo pierda la compostura frecuentemente al sentir que se le hace de menos, y Sagitario no moverá un dedo para tratar de que se sienta mejor. A fin de cuentas entiende que no hace nada incorrecto por tratar de destacar. Esta incompatibilidad es lo que dificulta mucho que estos dos tengan una relación sentimental con expectativas a largo plazo. Pueden divertirse juntos, e incluso una relación de amigos con beneficios puede resultarles muy estimulante, pero mejor que no hagan planes de pareja si no quieren estar eternamente enzarzados en discusiones.

VIRGO Y ACUARIO

Es realmente complicado que entre Virgo y Acuario puedan establecerse relaciones sólidas por sus diferentes planteamientos ante la vida, Virgo guiará gran parte de su comportamiento en base a lo que los demás piensen de ellos y a Acuario esto le resulta indiferente. Virgo ama la estabilidad, y prefiere actuar según los métodos tradicionales, a Acuario la innovación le apasiona, y se sienten más cómodos experimentando.

El resultado es que, aunque admiren su iniciativa, los Virgo se exasperan cuando un Acuario se sale de su guión y actúa de forma que a ellos les resulta imprudente y volátil. Tenerlos cerca les sirve para recordar que hay opciones más allá de su mundo cuadriculado, y en este sentido pueden tener una relación profesional o de amistad, pero como pareja Virgo los encuentra caóticos y vive en un permanente estado de desasosiego, mientras que Acuario puede terminar por cansarse de una pareja a la que considera tan previsible que les aburre.

LIBRA Y PISCIS

Libra y Piscis no necesitan hacer esfuerzos para ser amables y cariñosos con los demás, viene en su naturaleza. Precisamente por ello se admiran mutuamente y les gusta pasar tiempo juntos. Lo que sucede es que tanto uno como otro son conscientes de lo raro de este comportamiento entre la gente común, y cuando se encuentran tienden a idealizarse. Tanto, que incluso pierden la noción de la realidad, poniéndose el uno al otro en un pedestal.

Esto no tiene nada de extraño en las primeras etapas de una pareja, pero en su caso va algo más lejos, hasta el punto que cuando el tiempo comienza a abrirle los ojos acerca de que nadie es perfecto, el entusiasmo por la relación se desvanece. El gran problema que tienen estos dos como pareja es ignorar que una relación requiere trabajo y compromiso, y que no siempre se puede vivir en un eterno cuento de hadas. Libra y Piscis podrán guardar un grato recuerdo de una aventura temporal, pero construir una vida juntos se les hace muy cuesta arriba. Ambos encajan mejor con otra pareja menos idealista y que esté dispuesta a luchar por solucionar los problemas del día a día.

ESCORPIO Y LEO

Esta pareja tiene aspectos en común que los acercan y otros que los diferencian con claridad. Los dos son activos, tienen una feroz determinación y son orgullosos, por lo que frecuentemente son tomados como líderes en sus respectivos entornos. Pero mientras Escorpio valora la honestidad, Leo no tiene tanto apego a la verdad y no le importa faltar a ella en casos en los que lo considera necesario y conveniente, como cuando trata de generar una mejor impresión sobre sí mismo o si no quiere herir los  sentimientos de alguien.

Cuando forman pareja uno de sus principales motivos de disputa son los celos de Escorpio. Leo utiliza el coqueteo sin la intención final de seducir, sino buscando ganar alianzas y esto no es entendido por parte de Escorpio, por lo que las discusiones son frecuentes. Además, se trata de dos signos dominantes, de forma que ninguno de ellos se pliega fácilmente a las demandas del otro.

SAGITARIO Y LIBRA

Sagitario es extrovertido y amigable, dos cualidades que a los Libra les resultan muy atrayentes. Los dos signos tienen tendencia a evitar el conflicto, lo cuál en ocasiones, puede no ser la mejor política. Evitar los problemas casi nunca los resuelve, y entre ellos, como en cualquier interacción humana, surgen problemas antes o después.

El principal de ellos es el deseo de independencia que mueve a Sagitario, y que hace que Libra se sienta desatendido. También suele generar tensión la naturaleza directa de Sagitario, que se expresa de forma cruda sin tener en cuenta las consecuencias, algo que contrasta con la capacidad diplomática de Libra, que siempre piensa todo antes de decirlo para asegurarse de que no hay malas interpretaciones. Por otro lado a Sagitario le molesta la permanente indecisión de Libra y puede llegar a considerarla una manifestación de debilidad. Demasiadas diferencias como para que puedan durar sin que afronten sus problemas.

CAPRICORNIO Y CÁNCER

Capricornio y Cáncer comparten un profundo amor por sus amigos y familiares, y dan gran importancia a sentir que tienen un hogar y a ser dignos de confianza. Capricornio no es tan emocional como Cáncer, y por tanto puede servirle de apoyo en sus crisis, cuando éste necesita alguien a quien poder abrirse. Capricornio acoge bien ese rol, porque si bien le gusta sentirse útil y ayudar, no quiere exponerse debido a su naturaleza reservada.

El desafío que surge entre ellos a nivel sentimental es que Cáncer puede valorar su apoyo pero siempre echará de menos que Capricornio se muestre vulnerable alguna vez. Y si no lo hace, pueden llegar a echarles en cara que no se involucran emocionalmente en la relación. Si bien estos dos pueden llegar a funcionar como pareja, pueden esperar un tira y afloja por ambas partes durante mucho tiempo que puede llegar a ser agotador, y que no siempre tiene final feliz.

ACUARIO Y SAGITARIO

Estos dos signos son bastante parecidos en muchos aspectos. Debido a su carácter independiente a los dos les gusta viajar y conocer gente nueva y no necesitan a nadie a su lado para sacarle el jugo a cualquier experiencia. Así pues, es bastante probable que en base a estas semejanzas pueda surgir atracción y decidan emprender un camino en común.

Pero el egocentrismo de Sagitario puede ser un lastre cuando se combina con la actitud desinteresada de Acuario de ayudar a la gente. Al poco tiempo Acuario comprobará que, si bien disfrutan de las mismas cosas y tienen similitudes que los conectan, sus objetivos son muy distintos. En otras palabras, es cuestión de tiempo que sus trayectorias terminen por desviarse, ya que cada uno de ellos quiere tomar direcciones completamente diferentes y aunque disfruten durante cierto tiempo, saben que no están hechos el uno para el otro.

PISCIS y CAPRICORNIO

Mientras que a Piscis les encanta pasar el tiempo soñando, Capricornio tiene un enfoque mucho más práctico de la vida Los Piscis suelen ser reservados porque construyen su mundo en la imaginación, Capricornio también lo es, pero porque está absorto en su tarea de construirse el éxito. Los Piscis son fácilmente influenciables y esto es algo que Capricornio puede verse tentado a usar en su favor.

Su carácter, más allá de esa tendencia común a la introversión, es muy distinto y no es probable que encajen demasiado bien. Piscis siempre está dispuesto a ofrecer una nueva oportunidad de hacer las cosas bien, Capricornio, mucho más reticente a creer en la gente, siempre exigirá pruebas de que ha habido un cambio. Esta diferente actitud ante las personas puede provocar muchas tensiones y terminar por ser un factor de confrontación permanente.