Compatibilidad entre el Hombre Tauro y la Mujer Leo

Emanuel Garm Por Emanuel Garm | Actualizado: 25 Enero 2021

tauroamorleo

Seamos sinceros, las posibilidades de una unión satisfactoria entre estos dos signos son muy bajas. El camino será tormentoso para ambos, son dos personas con personalidades avasallantes y que no compaginan nada bien, al menos en la mayoría de los aspectos. Sexualmente, quizás sean compatibles, pero hay muchos otros detalles que considerar.

Tauro se opone casi por completo a Leo, pero bien dicen que los opuestos se atraen, y las Leo pueden llegar a sentirse atraídas por los Tauro de una manera que jamás habían sentido, una sensación que resulta abrumadora para ambos. Como amigos, la compatibilidad es mucho más factible pero, como pareja, las dificultades son enormes y es bueno pensarlo con frialdad.

Esta no es para nada una de esas relaciones de cuento de hadas, donde todo fluye con naturalidad, es más bien una historia dramática, novelesca y, por momentos, exasperante en la que ambos tendrán mucho que cambiar y ceder si quieren ver la felicidad al final del túnel. Si no le gustan los enfrentamientos, no participe en esta relación, tan simple como eso.

Los enfrentamientos son más que normales en el día a día de estos signos. Leo es una mujer que siempre está dispuesta a tomar el control de su vida y dominar cualquier situación. Tauro se siente atraído por esta cualidad de Leo hasta que ella comienza a intentar dominar al sobreprotector y dominante Tauro, viendo amenazada su virilidad.

Compatibilidad general entre ambos signos

La mujer Leo cae muy fácilmente a los pies del hombre Tauro. Sus encantos viriles, su masculinidad y la forma en que él protege a sus seres queridos es todo lo que ella desea en un hombre, pero eso entra en conflicto con la propia naturaleza leona, agresiva, despiadada y libre de actuar a su antojo. Ella es fuerte y no está dispuesta a dejarse opacar.

Sin embargo, esta lucha de poder es la causa de una de las atracciones sexuales más intensas en el zodiaco. Los encuentros entre ellos son ardientes, apasionados y duraderos. Tauro entrega toda la potencia de la que hace alarde a una Leo dispuesta a recibir toda la virilidad de su hombre. En la cama son completamente compatibles, desdibujando por completo las diferencias.

Ambos son personas seguras de sí mismas, conscientes de lo que tienen para ofrecer y lo que aportan a las relaciones en las que participan, pero ambas son figuras dominantes, libres de complejos y que adoran brillar a plenitud, ya que ese brillo es la forma de imponerse sobre el resto de las personas.

Algo muy positivo de esta relación es que a Leo le encanta que su hombre la trate como una princesa, cumpla sus caprichos y le brinde las atenciones que merece. Ella, a cambio, le ofrecerá una profunda admiración, atenciones diarias y todo lo que Tauro necesita para desarrollar la confianza y seguridad que espera de su entorno hogareño.

Otro punto clave y muy importante es la fidelidad. Ambos serán fieles, tanto a sus ideales personales como a la relación de pareja. Este nivel de lealtad se traduce en una unión capaz de soportar diferentes dificultades, y es una ventaja, sobre todo en la actualidad, donde la tasa de divorcios causados por infidelidades va en ascenso.

La mujer Leo ama el lujo y, siendo Tauro un maravilloso proveedor con gusto por la buena vida y el disfrute, no tendrá problemas en complacerla. Sin embargo, si la relación solo se basa en lo económico, irá directa al fracaso, puesto que Tauro es sencillo, trabajador y no es amigo de las excentricidades. Trabaja duro por tener bienestar, no para aparentar que tiene más que el resto.

La compatibilidad en el amor y las relaciones de amistad

A las mujeres Leo no le gustan los cambios, prefieren la rutina y conocer con exactitud los movimientos diarios de Tauro. Él trabaja de forma incansable para tener bienestar y proporcionarlo a todo quien se encuentre a su alrededor pero, al final del día, es predecible su rutina, solo deseando volver a casa y tener compañía. Este sería un punto a favor para esta relación.

El problema radica en los choques de personalidad que pueden surgir, ya que se trata de dos signos con personalidades fuertes, vigorosas y sobresalientes. Si logran evitar estas situaciones o solucionarlas correctamente, Tauro y Leo tienen la capacidad de formar uniones inquebrantables, siendo amigos íntimos de máxima confianza.

Esto también podemos trasladarlo a las relaciones de pareja, añadiendo que el componente sexual es una de las claves por las cuales ambos signos pueden estar dispuestos a ceder en otros aspectos de la vida. Perder a un compañero sexual tan compatible es difícil para ambos; con un nivel de atracción física, mental y sexual tan grande, más vale ponerse a trabajar sobre las diferencias.

El espectro de diferencias en esta pareja es enorme. Ambos tienen una naturaleza intransigente que dificulta el avance hacia estados menos pasionales, por lo tanto, las discusiones suelen ser muy apasionadas, llenas de afirmaciones de poder de ambas partes; un Tauro no está dispuesto a ceder, una Leo sabe que reina, tampoco querrá bajar la cabeza.

Las implicaciones emocionales de esta relación son muchas. El sexo es intenso, el amor puede llegar a ser enorme, la atracción es impresionante, pero la rutina diaria puede ser muy compleja. Para que esta relación funcione, ambos tienen que trabajar sobre los puntos en común, aprender a solventar las diferencias, perseverar, ceder y comprenderse.

Relacionado: ← ¿Cómo es el hombre Tauro en la cama?

La compatibilidad en el trabajo o en aspectos profesionales

Ya sabemos que Tauro es de esos hombres que no se hacen pequeños ante las dificultades. Cualquier desafío que le presenten a este, lo asumirá con la tenacidad y terquedad que le caracteriza. Además, es bastante servicial y puede poner sus habilidades al servicio del equipo de trabajo sin ninguna clase de mezquindad.

La mujer Leo es también una maravillosa trabajadora, muy capaz y ambiciosa, competitiva y agresiva en su ruta de ascenso. Ser la mejor en lo que hace es su objetivo. Busca la admiración, pero no le interesa que la adulen; ella sabe exactamente cómo trabajar correctamente para destacar entre el resto sin demasiado esfuerzo.

Colocar a estos signos dentro del mismo equipo de trabajo puede ser un poco complejo, puesto que en principio se producirá un choque de egos bastante importante y que podrán disimular muy poco. El conflicto en la oficina es muy habitual cuando hay una Leo cerca, es algo que no pueden evitar. Ellas son siempre el centro de atención por una u otra razón.

Ahora bien, ¿pueden trabajar en equipo? Por supuesto que sí, pero la calidad del trabajo de esta pareja dependerá de la delimitación del liderazgo. Ambos deben tener claro quién de los dos es el líder y qué funciones son competencia de cada quién. Si ambos se encuentran en funciones similares o compitiendo por el mismo ascenso, habrá conflicto.

Si no se establecen con claridad reglas, parámetros, lineamientos claros de trabajo, descripción de funciones y responsabilidades, este equipo no tendrá muy buenos resultados ya que pasarán la mayor parte del tiempo discutiendo, en lugar de encontrar las formas de lograr los objetivos de la manera más eficiente, que es lo que se espera del personal de una empresa.

La única solución posible a este conflicto, además de lo anterior, es que la competitividad laboral se desarrolle entre amigos. Si se trata de compañeros que han sabido enlazar la actividad profesional con una amistad, podrán pasar por encima las diferencias y las luchas de poder para concentrarse en la productividad y la eficiencia.

Te interesa: