Simbología del Rinoceronte

Emanuel Garm Por Emanuel Garm | Última actualización: 03 Junio 2020

simbologia del rinoceronte

El rinoceronte es conocido por su comportamiento agresivo y su fuerte presencia física.

Sin embargo, el simbolismo del rinoceronte es mucho más amplio y está repleto de contradicciones.

Una de las cosas que representa el rinoceronte cuando se te aparece, es que las cosas no siempre son lo que parecen ser.

Necesitas profundizar y mirar más allá de una primera impresión para conocer a la gente. El rinoceronte que en un primer momento parece feroz y poderoso, también puede ser pasivo y no violento.

Por lo tanto, lo que el rinoceronte trata de decirte es que en tu vida no debes ser demasiado rápido para juzgar a la gente porque los estereotipos y prejuicios solo llevan a error.

El significado del rinoceronte también se relaciona con la soledad contemplativa. Encontrar un tiempo para la meditación y dar gracias por cada cosa maravillosa que pase en tu vida es importante.

El rinoceronte se abre camino en tu vida, en cierto modo, para darte una llamada de atención. Te recuerda que nada es lo que parece y que por tanto has de mirarlo todo y analizarlo con atención.

También es un ejemplo de que hay que tomar lo bueno y lo malo y aceptarlo de manera conjunta, en lugar de lamentarte únicamente por aquello de lo que careces. La vida tiene grandes y pequeños milagros, y debes estar agradecido por ellos en lugar de darlos por sentados.

Debes aprender a apreciar la vida que te ha tocado, aunque no sea perfecta, y sentirte bien contigo mismo. Con tus limitaciones y defectos también puedes llegar muy lejos si te centras en el trabajo duro y mantienes una actitud positiva.

¿Te identificas con el rinoceronte? Rasgos positivos y negativos de tu personalidad

Cuando te identificas con el rinoceronte eres fuerte y decidido. Valiente ante los desafíos y agresivo en la defensa de los tuyos.

Pero también eres amable y de buen corazón. Crees en el amor y en la aventura, y a menudo eres impulsivo.

Esta impulsividad puede meterte en problemas, pero afortunadamente, pareces haber sido bendecido con la virtud de tener éxito cuando intentas cambiar las cosas.

Te encanta relacionarte, contar historias y compartir experiencias. En el amor, luchas por la relación y estás siempre cuando se te necesita, tanto en las buenas como en las malas.

Puedes ser intimidante para la gente que no te conoce muy bien. Especialmente porque al principio te cuesta relajarte o conectarte con la gente.

Por eso no te resulta fácil encontrar una pareja. Debido a tu intensidad, no toda la la gente está dispuesta a hacer un esfuerzo por conocer tu yo verdadero.

Cuando es más probable que el rinoceronte aparezca en tu vida

¿Quieres saber cuándo puede aparecer el rinoceronte en tu vida? Principalmente en situaciones como estas:

- Cuando necesitas apreciar lo que la vida te ofrece. Si pasas mucho tiempo estresado es porque te centras demasiado en lo que le falta a tu vida. ¡Es el momento de fijarte más en lo que hace que merezca la pena vivirla!

- Cuando te sientes rodeado por gente poco honesta. La gente suele mostrar una cara distinta a su yo real la mayoría del tiempo, y cuando este tipo de gente son tu círculo más cercano puedes llegar a sentirte acorralado. El rinoceronte te recuerda la importancia de no fiarte de las apariencias, así pues, juzga a las personas por sus actos y no por sus palabras.

- Cuando sientes que necesitas tranquilidad en tu vida. Cuando los problemas te abruman y necesitas escapar, el rinoceronte te recuerda que puedes refugiarte en tus seres queridos para volver a tu equilibrio emocional, Relaja cuerpo, mente y alma y pasa tiempo con ellos hasta que te recuperes.

¿Qué puedes aprender del rinoceronte?

El rinoceronte te enseña a mirar más allá de lo evidente, y a buscar el significado más profundo que subyace en todas tus experiencias. Hace que te des cuenta de que los momentos difíciles que estás pasando te fortalecen y te dan poder, y que en el futuro podrás ver su utilidad.

También te enseña a ser agradecido con la vida que tienes, por caótica, angustiosa y dolorosa que pueda resultar en determinados momentos. Porque esos momentos son los que más tarde te permitirán apreciar en toda su magnitud las cosas buenas que están por llegar.