Simbología de la libélula

Emanuel Garm Por Emanuel Garm | Última actualización: 03 Junio 2020

simbologia de la libelula

La libélula se relaciona con las ideas de adaptabilidad y transformación, así como con la ligereza y la alegría.

Simboliza el cambio en la vida, un cambio de perspectiva y un cambio hacia la auto-realización, y por ese motivo también se vincula con la madurez.

El cambio es normalmente difícil de asimilar.  Por eso, la capacidad de estar abierto a los cambios y aceptarlos cuando llegan son una muestra de madurez.  Las libélulas simbolizan esta madurez, así como la habilidad de ver el significado más profundo de la vida.

La alegría y la positividad con que se relacionan a la libélula provienen de la ligereza de su vuelo. La libélula es capaz de hacer maniobras en el aire a gran velocidad, que sugieren un espíritu de celebración.

Esta ligereza también se relaciona con la capacidad de quitar dramatismo a los problemas, liberarse de las cargas pesadas y moverse con alegría independientemente de los acontecimientos que suceden alrededor.

¿Te identificas con la libélula? Rasgos positivos y negativos de tu personalidad

Si te identificas con la libélula es probable que seas una persona muy adaptable y de pensamiento rápido. Te adaptas fácilmente a gente, lugares y situaciones nuevas.

Se te considera una persona madura, como resultado de haber vivido mucho y experimentado en carne propia multitud de cambios. Esos cambios son los que te han hecho evolucionar hasta tu yo actual.

Habiendo experimentado lo que es estar en las alturas y en lo más bajo, tienes una visión amplia del mundo, y vives con gozo cualquier experiencia porque conoces todas las facetas de la vida, las buenas y las malas, y has sido capaz de adaptarte y sobrevivir en ellas.

Fruto de ello posees una sabiduría profunda, conoces los entresijos del alma y la importancia de dar su espacio a tu parte más espiritual.

Hay quien puede confundir tu alegría con ser una persona superficial, pero nada más lejos de la realidad. Lo cierto es que tu conocimiento del mundo y de la vida es tan amplio que sabes disfrutar del don de la vida y apreciarlo en toda su grandeza, mientras otros siguen viviendo en un carrusel de alegrías y decepciones por las pequeñas cosas que les suceden.

Cuando es más probable que la libélula aparezca en tu vida

Estas son las situaciones más propicias para que la libélula se manifieste de algún modo en tu vida:

- Cuando te dispones a afrontar una transformación. Hay acontecimientos en la vida que provocan una especie de catarsis, de manera que tras ellos nunca vuelves a ver el mundo igual que lo veías anteriormente, La presencia de la libélula puede ser una señal de que estás ante uno de esos momentos decisivos en tu vida, en los que todo será diferente después.

- Cuando te sientes atrapado en una situación que parece imposible de superar. Cuando atraviesas una situación difícil que crees no vas a poder superar es frecuente experimentar una especie de bloqueo que te imposibilita actuar y te lleva al fracaso, en una especie de profecía auto-cumplida. La libélula es la señal de que debes deshacerte de todas las energías negativas que son las que están reteniendo tu verdadero potencial.

- Cuando necesitas encontrar equilibrio y madurez en tu vida emocional. No poder aceptar tus emociones no hace sino retrasar tu crecimiento como persona. Tienes que abrazar y entender las emociones, experimentarlas y tratar de entenderlas para poder llegar al equilibrio que buscas. Las estrategias de evitación de nada sirven, porque tus emociones son algo que nunca podrás eliminar. Es mejor que aprendas las lecciones que te proporcionan, ya que es el único camino para llegar a la madurez.

¿Qué puedes aprender de la libélula?

La libélula vive una vida de solo siete meses, por lo que de ella puedes extraer una enseñanza muy importante: la fugacidad de la existencia.

Cuando tomas conciencia del poco tiempo que tienes en este mundo comienzas a ver la vida con otros ojos, tratando de exprimir al máximo los momentos buenos y quitando hierro a los malos.

A fin de cuenta la mayoría de los acontecimientos que en el presente nos resultan dramáticos y angustiosos no tienen consecuencias tan serias como creemos en el momento.

La libélula es un recordatorio para vivir el presente y descubrir los regalos y la belleza que cada día podemos encontrar a nuestro alrededor.