Los 3 signos que no saben decir “no” a nada: Hacen siempre lo que otros quieren

Emanuel Garm Por Emanuel Garm | Actualizado: 08 Octubre 2021

pareja 40

Estos son los signos que prefieren tragarse sus sentimientos antes que imponerse a los demás, porque son incapaces de disgustar a nadie.

Saber imponerse no es algo sencillo. Convivir con la gente es sinónimo de entrar en conflicto de vez en cuando y esto es algo normal. No siempre estamos de acuerdo con los demás y a veces no es posible corresponder a las expectativas de otra persona. Lo que alguien espera de nosotros tiene más que ver con la persona que nos está exigiendo algo que con nosotros mismos.

Respetar nuestros deseos y sentimientos debería ser siempre nuestra primera opción, ya que dedicarnos a lo que nos hace sentirnos bien es fundamental para establecer una relación saludable con nuestra parte emocional. Pero algunos signos del zodíaco no son capaces de priorizar sus propios intereses y su temor a disgustar a los demás hace que cedan a los deseos de todo el mundo.

Hay signos que no son capaces de decir que “no”, porque creen que dejarán de ser amados, que no pueden llevar la contraria a la gente que les gusta porque eso arruinaría los sentimientos existentes. También hay signos que no dicen nunca que “no” porque sienten la necesidad de ser apreciados por todo el mundo. Quieren ser los “guais” y acaban haciendo cosas que no quieren solo para no desagradar a los demás.

Este rasgo puede parecer inofensivo, pero cuando se convierte en algo exagerado, llega a perjudicar a los nativos de estos cuatro signos que vamos a analizar. No siempre es posible agradar a todo el mundo, ni tampoco es factible hacer siempre lo que quieren los demás, solo para mantener vivos ciertos sentimientos. Respetarse a uno mismo debe ser una prioridad para todo el mundo.

¿Crees que podrías pertenecer a uno de estos signos que no son capaces de defraudar a nadie? Averígualo consultando nuestra lista.

Cáncer

Otro signo de Agua en nuestra lista, y no es casualidad. Cáncer es un signo de la Luna y cuando entra en contacto con el agua, adquiere ese rasgo tan característico de su personalidad, que consiste en alimentar, proteger y cuidar. Este es el lema de los adorables cancerianos, que quieren ayudar a todo el mundo, sobre todo a sus seres queridos y a sus amigos más íntimos. La Luna les ofrece esa conexión profunda con los sentimientos. Tan profunda, que son incapaces de decir “no”.

Por miedo a decepcionar a sus seres queridos, a herir sus sentimientos, prefieren hacer lo que quieren los demás. Las personas que están regidas por la Luna tienen grandes dificultades para separar los pensamientos de los sentimientos. Los mezclan en todo momento y esto hace que puedan llevar a cabo acciones poco racionales.

Este flujo de sentimientos es un fuerte rasgo de la personalidad de los cancerianos y hace que se guarden sus insatisfacciones para sí. Prefieren tragarse lo que piensan y mascullar sus apreciaciones que hablar directamente de ello. Se trata de un signo leal y amoroso, que se preocupa sinceramente por los demás y es capaz de sentir compasión por todo el mundo.

El único inconveniente es que esta actitud beneficia únicamente a los demás. La ingenuidad de los cancerianos puede hacer que se metan en problemas o peor aún, que sean engañados por personas a las que consideraban honestas y dignas de confianza.

No tengas miedo a decir “no”, la gente continuará queriéndote. Además, con esa forma tan especial de hablar que tienes, seguro que encuentras una manera agradable de expresar tus sentimientos.

Libra

Los librianos entran en esta lista con todas sus fuerzas. Al pertenecer al elemento Aire y estar regidos por Venus, caminan por un universo dividido entre “yo” y “el otro”. Los librianos adoran las relaciones sociales, necesitan interaccionar con otros individuos, porque estos intercambios les aportan experiencia y conocimiento.

La balanza les representa por algo, simboliza toda esa energía diplomática y amistosa que tienen y su continua disponibilidad para armonizar el ambiente. La sociabilidad de los nativos de este signo hace que sean muy apreciados por todo el mundo, lo que constituye una de sus metas. Pero cuando tratan de equilibrar el entorno, es posible que anulen sus propios deseos. Esta característica suele manifestarse especialmente en sus relaciones amorosas, provocando el desequilibrio y favoreciendo los comportamientos dañinos y tóxicos.

Su necesidad de agradar a todo el mundo hace que sean capaces de comprender todos los puntos de vista y que puedan empatizar con todas las situaciones. Esto les coloca en una posición imparcial, “entre dos aguas”, como suele decirse. Esto es algo que los librianos deben tener en cuenta, ya que al tratar de agradar a todo el mundo, es posible que no agraden a nadie. Los librianos necesitan la aprobación de los demás y como suelen tener en cuenta lo que todo el mundo les dice, es posible que anulen sus propias consideraciones.

Por eso, lo mejor que puedes hacer es formar un círculo de amistades saludable, que sepa apreciar la belleza y el sentido de la justicia que hay en ti. Trata de no mirarte a ti mismo a través del prisma de los demás, porque no está hecho para que lo utilices tú. Anularse nunca es positivo, hay muchos momentos en los que reafirmarse es muy importante para poder evolucionar emocional y espiritualmente.

Piscis

Los nativos de este signo están completamente influenciados por el Agua, por la belleza fluctuante de la vida. Son capaces de adaptarse a los cambios repentinos con facilidad y en algunos casos, incluso los buscan. Para ellos, es una manera de activar la vida.

Además, cuentan con la influencia de Neptuno como segundo regente. El planeta Neptuno actúa sobre los nativos de esta casa de un modo misterioso, enfrentándolos continuamente a su propio ego. Esto hace que se vuelvan extremadamente sensibles hacia los sentimientos de los demás. ¿Te han dicho alguna vez que los piscianos son como esponjas? Siempre absorben toda la energía que hay en el ambiente. Esto puede parecer algo genial, pero de la misma forma que absorben la luz, absorben la oscuridad.

Con toda esa sensibilidad a flor de piel y esa capacidad de observar al ser humano en su totalidad, a los piscianos les resulta difícil decir “no”. Aunque no estén de acuerdo con la opinión de otras personas, aunque no les apetezca hacer lo que les han pedido, siguen poniendo la voluntad de los demás por encima de la suya.

Los nativos de esta casa prefieren admirar la libre expresión y la autoafirmación del otro antes de mirarse a sí mismos y respetar sus propios deseos. Este comportamiento puede hacer que los piscianos se anulen por completo y hagan cosas que no desean, solo por ver al otro feliz. Esto no quiere decir que la otra persona vaya a corresponderles. Por eso, no es malo tratar de imponerse de vez en cuando. Es más, podría mejorar las relaciones de Piscis con los demás.